Coya Raymi | El equinoccio de Primavera


Fotografía: Diario La Hora

(Nota de Maeve: El retraso a la hora de publicar esta maravillosa colaboración de nuestra compañera tribalista Ale se debe exclusivamente a mi culpa. Espero que disfrutéis igualmente del contenido. ¡Ale, eres maravillosa!)

El Coya Raymi dentro de la Chakana es una celebración femenina en el décimo mes, en que con la Madre Luna (Quilla), en la noche se entra a los campos sembrados a bendecir la cosecha. Como arquetipo Mama Quilla es el Sol de la noche, la representación de la feminidad. En la cosmovisión andina solo las mujeres pueden ritualizar con ella, porque los centros lunares en las mujeres son muchos y somos cíclicas, nuestros procesos biológicos son como los de la madre Luna entre otras muchas razones. Ella es la madre del firmamento y es la protectora del universo femenino.


El Coya Raymi es la celebración en el Equinoccio de Primavera al sur del mundo; como lo celebramos de una forma simple, es prendiendo un fuego a las 12 de la noche del 21 de Septiembre, la hora cero es la hora portal, prendemos fuegos en la noche para traer a nosotros la protección y la luz del sagrado masculino, Taita Inti, el Sol.


Hacen presencia todos los Apus que acompañan la ceremonia entonces debemos representarlos. Viento con una pluma o un sahumo, agua con vino o agua de procedencia natural, fuego con una hoguera o una vela, tierra con una planta o piedra, una varita de madera, etc.


En el Altar pondremos hierbas Lunares y elegir una representación de la Luna, puede ser un dibujo, su nombre, una figura lo que te guste, la ofrenda son semillas, maíz, lentejas, porotos (frijoles), flores blancas, objetos de plata. A las 12 en punto encendemos el fuego y hacemos una plegaria, una oración de agradecimiento por la cosecha. Las mujeres pueden ir a un lugar con naturaleza, meditar con una planta, los hombres se quedan protegiendo el fuego. Porque es una celebración femenina.


Te dejo el cuento de


El Sentido de la Noche


Autor: Arnaldo Quispe

Cuentan los ancianos

que en una ceremonia en honor a Tata Inti,

este bajó del cielo

y les habló del misterio de la luz:

– La oscuridad de mi ausencia

será aplacada por la radiante luz

de una bella doncella al cual llamaré Quilla, la Luna.

Esta humilde, generosa y refinada ñusta

reflejará mi luz

durante las noches a fin de evitar la penunbra total.

Dijo Tata Inti y continuó,

– Esta doncella sin embargo

meditará en silencio por siete días,

a fin de renovarse de energía y

mejorar sus sagradas aptitudes femeninas.

– Cuando Quilla,

la Luna se encuentre ausente

por estos siete días,

las estrellas que son mis hermanos y

hermanas ayudarán con su tenue luz,

a fin de alumbrar el firmamento de la vida,

aseguró.

– Sin la luz la oscuridad es oscuridad inútil.

La oscuridad aún con su penumbra

es importante porque da sentido a la luz.

Sin la oscuridad aún las estrellas más luminosas,

ni la bella Quilla

tendrían motivo de existir.

Por ello la oscuridad concede el justo equilibrio,

concluyó Tata Inti.

Espero te guste, un gran abrazo.

Ale.

moon-satellite.png