Cómo hacer y utilizar la sal negra


QUÉ ES LA SAL NEGRA

La Sal negra, o Sal de Bruja, es un elemento protector básico en la magia, brujería y Wicca. Desde absorber la negatividad, tal y como haría una vela negra, hasta eliminar maldiciones y magia negra, la sal de bruja es un básico que cualquiera puede utilizar en su práctica espiritual alternativa, esté o no iniciado. No requiere de complicados rituales para su uso ni elaboración, ni de instrucciones complejas para cargarla de poder. La sal negra aleja en mal y protege tus propiedades, negocios y familia.

MI RECETA PERSONAL DE SAL NEGRA

A lo largo de los años, he probado muchas recetas de sal negra, con buenos resultados. Las combinaciones de ingredientes son infinitas, y cada uno de ellos aportará una vibración ligeremente diferente a tu sal negra. Hoy comparto contigo mi receta tradicional, la que usamos en casa y también en nuestros rituales, porque:

- Es la más efectiva que conozco.

- El resultado es una sal realmente negra, no gris o pardusca, lo que la potencia con el efecto añadido del color.

- Su fabricación hace que la casa huela como nunca y, finalmente y cuando está terminada, su olor trae un recuerdo indefinido a monasterio en los himalayas que me fascina: No subestimes el poder de los olores para preparar la mente para la magia.

- El número de ingredientes es el justo y necesario para añadir a la magia de las plantas y de los colores la de la numerología: 6, el número de la protección mágica.

INGREDIENTES PARA HACER SAL NEGRA

Vas a necesitar,

- Papel de aluminio,

- Un frasco de cristal, preferiblemente oscuro.

- Un mortero con su brazo.

- Mirra en polvo.

- Clavos de olor.

- Incienso litúrgico en polvo.

- Sal marina natural.

- Flores de lavanda.

- Tierra recogida cerca de la tumba de un ser fallecido querido.

La parte de la tierra es la que más echa para atrás a las personas que no están familiarizadas con la magia, pero déjame que te diga, no renuncies a ella por miedo. No hay nada de malo en tomar un poco de tierra de un cementerio, y mucho menos si es de la tumba de un ancestro querido. En general, ellos están deseando ayudarnos, protegernos y guiarnos en éste valle de lágrimas. Visita su tumba un Domingo (día del Sol), conversa con ellos, cuenta tu intención, cuida amorosamente su tumba y pide una señal si están de acuerdo con lo que quieres hacer, ¡la señal llegará!

La primera vez que recogí tierra de tumba de mi abuela, la pedí una señal si ella quería ayudarme. En el silencio del cementerio vacío, una bandada de cuervos sobrevoló mi cabeza a baja altura y tres disparos salidos de la nada, sonaron a mi derecha. ¡Fue inmediato!

Si no tienes en casa en resto de los ingredientes, al final de éste artículo encontrarás enlaces para comprarlos con total seguridad y a buen precio.

INSTRUCCIONES

Preparara una pequeña bandejita con papel de aluminio, como la de la fotografía, y enciende el horno a gratinar a 175 grados. Vierte en la bandejita una cucharada de mirra, otra de incienso, otra de flores de lavanda o espliego y otra de clavos de olor, y hornea en la parte superior del horno unos 10 minutos (el tiempo total dependerá de tu horno, cuando veas que humea, está hecho), hasta que las hierbas y resinas queden negras. Saca del horno y deja enfriar totalmente.

Cuando esté frío, vuelca en tu mortero, y maja hasta convertirlo en fino polvo. Ahora puedes empezar a añadir la sal marina y seguir majando. La proporción generalmente es de dos partes de hierbas quemadas por una de sal marina, pero si vas añadiendo la sal lentamente, podrás decidir por ti misma cuanta sal admite tu mezcla. Lo bueno de ésta receta es que, al llevar resinas, suele admitir más sal que otras, así que tendrás más cantidad de sal negra con menos trabajo.

Cuando hayas decidido que ya tiene suficiente sal, mezcla unos pellizcos de la tierra de la tumba de tu ser querido a la mezcla, majando mientras imaginas que su presencia protectora te envuelve y te reconforta.

¡Y eso es todo! Éste trabajo se autoempondera, por así decirlo, no es necesario cargarlo de poder en un ritual. Ya te dije que era muy sencillo.

Ahora puedes envasar tu sal negra en el frasco de cristal oscuro y, si es de cristal claro, guardarla envuelta en un trozo de tela negra, para que no absorba energías hasta que tú lo decidas.

USOS DE LA SAL NEGRA

Para proteger tu vivienda o negocio, espolvorea sal negra alrededor de tu propiedad. Si no puedes hacerlo, separa los muebles y espolvorea la sal detrás y en los umbrales de las puertas. No olvides renovar la sal de los umbrales cada vez que hagas limpieza, y la de toda la propiedad cada seis meses, o cada vez que te sientas bajo un ataque.

Para eliminar de tu vida a una persona que te daña o es peligrosa, lo primero siempre es avisar a la policia, a amigos y familiares ¡ponte a salvo! Luego, espolvorea sal negra por un camino donde sepas que esa persona va a andar, de manera que tenga que atravesar la señal de sal negra. Eso la hará irse.

Para que una persona no vuelva a tu casa, en cuanto salga, espolvorea sal negra en el escalón de tu entrada, e inmediatamente barre la sal hacia la calle, imaginando que es a esa persona a la que barres.

Para devolver la energía negativa a una persona que te ha dañado o que es peligrosa. Viste una vela negra en la que hayas grabado con un cuchillo el nombre de la persona en sal negra, y préndela una noche de cuarto menguante. Eso sí, asegúrate de que la venganza es merecida, como decimos en España "no hay obra buena sin castigo".

Pon un poco de sal en un cuenco bajo tu cama para eliminar las pesadillas y los ataques astrales.

Haz una línea de sal negra en tus puertas y ventanas para eliminar el mal y devolver las envidias y cuchicheos a su fuente.

Añade un poco de sal negra al agua de lavar tus suelos para alejar la negatividad.

Añádela también al agua de tu baño cuando estés especialmente deprimido o enfadado. ¡Sólo una pizca!

Haz una pequeña bolsita de tela para llevar sal negra contigo y protegerte espiritualmente en lugares que sientas agresivos.

Pero sobre todo, hagas lo que hagas, no confundas la magia y el mundo de los hombres, protégete, pide ayuda, cuenta si estás en un apuro. Al César lo que es del César.

DÓNDE COMPRAR

Si consideras que éste procedimiento es demasiado complicado, o si quieres utilizar sal negra emponderada por una sacerdotisa, hago lotes sólo por encargo y con envío en la península ibérica. Ponte en contacto conmigo.

Espero que éste artículo te haya gustado, si es así no olvides compartirlo y dejarme unas palabras de Amor aquí o en redes sociales. Me encanta leerte ¡mucho Amor!

moon-satellite.png