Los canalizadores de mensajes: Se vulnerable, se honesta, se luz

3-Sep-2017

 

 

TIEMPO AL TIEMPO Y UN TIEMPO PARA MI MISMA

Ésta noche estaba teniendo una conversación intensa e interesante con mi hermana Shanon Mercier, en la que compartíamos sentimientos sobre los mensajes que hemos estado canalizando durante el  mes de Agosto y he caído en la cuenta de por qué, en las ultimas semanas, he escrito algunos artículos para el blog que, sencillamente, no he querido publicar.  ¿Cómo narrar que necesitas dejar de narrar?

 

Los canalizadores de mensajes somos personas como cualquier otra que, en algún momento de su camino en la vida, se dan cuenta de que tienen la propiedad de manifestar en voz alta sentimientos y anhelos que una gran parte de las personas a su alrededor están teniendo al mismo tiempo. Y no me estoy refiriendo a, por ejemplo, la indignación generalizada ante un acto terrorista, o el miedo que provoca el saber que una tormenta tropical se avecina. Nosotros sabemos de manera intuitiva y natural cuando un acontecimiento espiritual colectivo está manifestándose, y cuándo es "necesario" que lo expresemos en voz alta, para que otros se vean reflejados en nuestras vivencias internas y puedan comprender mejor sus propias sensaciones y las señales de su alma, generalmente silenciadas por el consumo del smartphone, Netflix y el trabajo del día a día. 

 

 

 

 

SER ESPAÑOLA ME MATA, MI AMOOOOL

Gran parte de la dificultad de compartir nuestros mensajes, sobre todo en el mundo castellano hablante, viene dado porque, en nuestra cultura, se suele dar crédito solamente a aquel que tiene un título o un conocimiento generalmente aceptado como "académico": Si el que te habla de cómo te sientes (o cómo "puedes" sentirte) es un médico, un psicólogo, ¡o incluso un astrólogo! la información se da inmediatamente por correcta y aceptable, pero si el que te está hablando es un médium, un clarividente o, sencillamente, una persona sin un título rimbombante tal que "maestro reiki" o "terapeuta en registros akásicos" o "especialista en bioprogramación y regresión a vidas pasadas" o"canalizador de los Maestros Ascendidos" o "trabajador de la luz" (mi favorito absoluto), inmediatamente menospreciamos el mensaje, aunque resuene fuertemente en nosotros. Aunque pensemos, ¡vaya, yo me siento exactamente igual!

 

Será porque, en nuestra cultura, las personas que se sienten seguras de si mismas sin que un organismo, institución, sello oficial o título en la pared les den permiso para ello, para creer en si mismas y en lo que saben y sienten, nos parecen inmediatamente un fraude, o peor aún: Enfermos mentales. Y si es una mujer, ya ni te cuento. Relee éste párrafo otra vez, por favor. ¿No te parece patético?

 

 

 

 

YO ANDO A TRAVÉS DEL CERCO

Yo no tengo ningún título que me de "derecho" a expresar lo que espiritualmente acontece en éste momento en nuestro mundo. Yo canalizo mensajes, así, sin que un señor barbudo y aburrido me haya examinado en un aula abarrotada para calificarme según un programa decidido arbitrariamente por señores tan barbudos y aburridos como él. Sencillamente, atravieso el Axis Mundi para traer del Otro Lado información guiada y trascendente. Yo me lo creo, así que tendrás que creerme. Y sé que no soy la única. Cuando hago una publicación canalizada, leo vuestras reacciones. ¡Yo también me siento así! ¡Creía que era yo sola! o ¡Pensé que me estaba volviendo loca! Pero esas publicaciones no son compartidas en redes sociales, para que puedan ser luz para otras personas que, cómo tú, pensaban que enloquecían, o que están solas... o que tienen miedo por sus sentimientos. No tienen ningún marchamo oficial que las acredite. Pobre bruja loca.

 

Las publicaciones que sí se comparten son las que escribo sobre astrología (eclipses, lunas llenas y lunas nuevas) a pesar de que siempre apunto a pie de artículo que no tengo ni idea de astrología, que son refritos de internet y que os aconsejo seguir en Facebook a Dimitri Camiloto, el mejor astrólogo que conozco y del que me copio cual copiona siempre que puedo. Sin embargo, si son los astros los que nos dan "permiso" para sentirnos de una determinada manera, entonces reconoceremos sentirnos así, aunque no "creamos" en la astrología ;)

 

 

 

 

LA URGENCIA Y EL VACÍO

Me confesaba Shanon ésta noche que a ella, como a mi, la necesidad de compartir con los demás sus estados de ánimo espirituales, sus vulnerabilidades, sus oleadas de Amor y agradecimiento a la vida durante éste bendito mes de Agosto que ¡por fin! ha terminado, se han vuelto tan angustiosas y urgentes, que había sentido la necesidad de apartarse un tanto de las redes sociales y de canalizar menos mensajes para los demás en éstos días... Pero que no había podido, a pesar que hacerlo la estaba haciendo sentir un tanto sola y vacía. Sencillamente, todo ha sido demasiado para ella éstas semanas pasadas. Además, ella, que es una canalizadora como yo, que conoce su misión y que la acepta, había vivido éste sufrimiento en silencio y soledad.

¿No es contradictorio?

 

 

 

 

 

NOSOTRAS SOMOS LUZ

Porque, una vez que eres consciente de que no puedes callarte, que cuanto más te muestras menos sola estás, que los demás se sienten como tú y que tus palabras, esas con las que te olvidas de pudores y vergüenzas y con las que te abres en canal a los demás, son pura luz, ayudan, cambian en mundo en el que vives, que cuanto más te abres y hablas, menos sola estás, no hay vuelta atrás.  Una vez que nos hemos abierto la una a la otra ésta noche, nos hemos reconfortado al conocer que la otra se sentía exactamente igual. Canalizadoras de mensajes que se olvidan de escuchar su propio mensaje y voz.

 

Aunque, en realidad, éste es un camino bastante solitario, al menos en un sentido geográfico. Somos muchas, pero estamos tan lejos unas de otras... Una vez que eres consciente, una vez que despiertas, una vez que te pones de verdad a ello y compartes, te diferencias del resto de tus familiares, amigos, compañeros para siempre. Oye, sé de lo que te hablo... soy la ex alumna de un colegio de monjas más estirado que una bacalada noruega que lee las cartas, tiene un canal en YouTube en el que habla de espíritus guías y que habla con los muertos que nos vienen a visitar a las sesiones. ¿Crees que mis condiscípulas me invitan a muchas tardes de café y charlas? ¡Oh lá lá!

 

 

 

 

¿QUÉ VAS A HACER AHORA QUE TE HAS MIRADO EN MI ESPEJO?

Porque, está claro, no has llegado hasta aquí casualmente. No estás en YouTube chafardeando con Nikki tutorials o con las Kardashians. Estás leyendo a una bruja con dilataciones y tatuajes que te está apuntando a la frente con éste dedito acusador que dios me ha dado, mientras te dice, oye, sí, tú, te hablo a ti: Te he pillado. Sé que te sientes igual que yo :)  Todo ocurre por algo. No nos hemos encontrado para que te asombres de mis palabras, o por mi dominio en la aplicación del eye liner (que tan poco se me da tan mal del todo). Has llegado aquí porque el mensaje te resuena por dentro, porque te ocurre lo mismo, porque te sientes cómo yo. Sí, tú. Lo siento, querida, TÚ TAMBIÉN CANALIZAS. Lo que callas por vergüenza, puede ser luz para otros. ¿No es puñetero el destino?

 

Y ahora que sabes que no eres la única, que no estás sola, que tienes una misión en la vida (y no es comprarte tu  piso con una hipoteca a 60 años, y un IPhone de 1130 euros en color rosa dorado), ¿qué harás? Permitirás, cómo nos ha ocurrido a Shanon y a mi éste mes de Agosto, que se te coma por dentro lo que sientes, mientras pones buena cara de todo va bien hacia afuera, o empezarás a ser vulnerable, a abrirte, a soltar al mundo lo que sientes y comprobar con asombro que, a tu alrededor, casi todo el mundo siente lo mismo. ¿Serás tú también luz?

 

 

 

SENTIMOS QUE EL TIEMPO SE ACABA

Te contaba que durante Agosto, he escrito varios artículos que no llegué a publicar. La necesidad de compartir, de expresarme, de despertar a cuantos más mejor ha sido tan grande durante éste mes que, sencillamente, no podía con ella. Me sentía arder, y aún me siento. No quiero hablar de astrología, de cuadraturas, de séxtiles ni retrógrados, aunque todos ellos expliquen mucho mejor que mis palabras cómo y por qué me siento y te sientes cómo nos sentimos. Quiero contarte que no puedo hablar a veces. Que me siento perdida. Que la urgencia crece y crece. Que es tiempo de que tú también despiertes. Que nos empuja una fuerza incontenible de puñetero Amor puro. Que nos nos importa lo que los demás dicen. Que te queremos tomar de la mano. Que no estás sola. Que somos luz. 

 

Que no nos avergonzamos de serlo.

 

QUE SOMOS TÚ.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

La brujería más bonita del mundo: Beltane 2020

3-May-2020

Directo IG Completo: Aceite de CBD

5-Jan-2020

1/15
Please reload

moon-satellite.png